17/6/11

¿En qué aplicar la Inteligencia Emocional? Segunda Parte

Varios temas gratis de todo para todos día con día

La atracción entre hombre y mujer
Qué es lo que seduce al sexo opuesto
 En nuestra forma de expresarnos puede determinar si una persona del género opuesto se sentirá atraída por nosotros.
Además del modo de sentarse y de situar la cabeza, el lenguaje corporal masculino difiere del femenino por otros motivos. Estas últimas tienden a gesticular con los brazos pegados al cuerpo, mientras que los hombres los alejan, lo que les da un aire más autoritario; quien ocupa más espacio, y gesticula hacia fuera, da la impresión de que tiene una confianza inquebrantable en sus propias afirmaciones, lo que en una situación personal no suele ser la impresión que un hombre quiere dar. Si en cambio realizan gestos menos agresivos, con los brazos junto al cuerpo, y toma conciencia del espacio que está ocupando, podrán dar la impresión de qué son sensibles, atentos y receptivos.
A diferencia de las mujeres, los hombres suelen estar
inquietos y moverse de un lado a otro mientras escuchan, según se desprende de las investigaciones.
Si usted tiene esta costumbre, quizá le da a una mujer la impresión de que no se ocupa de ella, o no está interesado o está deseoso de irse; además de provocar distracción, hará que esa mujer se sienta alejada de usted.
Cuando nos sentimos tímidos o incómodos con el género opuesto, solemos apartar la mirada, y nos quedamos sin voz y no, es el mejor modo de atraer, si los demás no pueden oírnos pensarán que lo que decimos no es muy importante.
Si usted se siente identificado con…  no olvide que cuando conoce a una persona del género opuesto es más importante estar interesado que parecer "interesante" y entretenido.
Hacer preguntas puede ayudarlo a sentirse más seguro; le permitirá comunicarse y, a través de ese proceso, mostrarse tal cual es.

Una voz entusiasta atrae al sexo opuesto
Ejemplo:
Patricia, se encontró con quien consideraba
"El hombre ideal"
Parecía tener todas las virtudes que ella deseaba:
Buen trabajo, aspecto atlético, elegancia y estabilidad financiera, y provenía de buena familia.
Cuando lo conoció, su opinión cambió radicalmente: después de hablar con él durante un minuto se arrepintió incluso de haberle abierto la puerta de su casa.
Era aburrido y apático,  parecía vacío;  sólo deseaba dar por finalizada la cita.
Aunque el hombre pareciera tan interesante, no tuvo una segunda oportunidad: su modo de hablar era tan molesto que Patricia perdió todo interés hacia él.
El entusiasmo es una de las formas más eficaces de interesar a alguien: si usted quiere resultar más atractivo, no tema demostrar su entusiasmo.
Por ejemplo, diga: "Me emociona conocerte", o
"He oído tantas cosas maravillosas sobre ti"
Ponga emoción en el tono y no oculte la excitación que le provoca conocer a esa persona. De este modo, podrá estar seguro de que la relación tiene un comienzo positivo.
Usted puede aprender a no enviar mensajes equivocados, a conocer a su interlocutor y a eliminar las pautas de comunicación que pueden ser mal interpretadas. También aprenderá a decir lo que realmente quiere decir, sin ofender a su compañero, y podrá expresar sus emociones con mayor libertad.

¿Qué deben hacer los hombres para mejorar su relación
íntima con las mujeres?

Ser más sensibles, observar las señales no verbales que envía una mujer, prestar atención a la distancia física que mantienen con ella al sentarse y al espacio que ocupan, más gestos faciales y mayor retroalimentación no verbal, es conveniente que sonrían e inclinen la cabeza en señal de asentimiento.
Establecer mayor contacto visual, especialmente cuando hacen el amor, no hay nada más desconcertante para una mujer que hacer el amor con un hombre que no la mira, según encuestas, la mayoría quieren que el hombre establezca contacto visual en los momentos íntimos.
Para preservar la intimidad, los hombres deben aprender a escuchar mejor: a prestar atención a lo que dice su interlocutora y no interrumpirla constantemente para controlar la conversación.
Las mujeres sienten como una muestra de amor e interés el empleo de distintos tonos de voz.
Si un hombre dice "Te amo" debe hacerlo con un tono apasionado; es mejor no decir nada que hablar con voz aburrida y monótona, porque el mensaje puede volverse confuso, deben ser más suaves al tocar y acariciar; además, deben mimar a su compañera y mostrarse cariñosos con ella.
Evite la pronunciación descuidada. Las mujeres quieren escuchar cada una de las palabras que usted diga, de modo que es importante que se tome todo el tiempo necesario para hablar, no sólo cuando está haciendo el amor sino en cualquier otra situación en la que le dirija la palabra a una mujer.
No hable entrecortadamente, y mejore la calidad de su voz para resultar más accesible; de otro modo las mujeres podrían percibirlo hostil enfadado o impaciente, si emplea un tono de voz más fluido e intimo, las mujeres estarán más dispuestas a escucharlo, utilice la intensidad en vez del volumen, no levante la voz, especialmente en los momentos íntimos…
Emplee una amplia variedad de tonos y acentúe la palabra "amo" debe tener una voz baja, suave, rica y sensual cuando hable en la intimidad con su pareja.
No tenga miedo de demostrar sus emociones,
especialmente en la cama.
No tema hablar de sus pensamientos y sentimientos, sobre todo si conciernen a su relación con su pareja. Use las técnicas de libre flujo de la conciencia, que permitirán que afloren sus pensamientos y pueda decir lo que piensa.
No dé órdenes ni exija, para no resultar ofensivo. Emplee, términos cariñosos y corteses, y podrá generar reacciones más positivas. Decir frases como "Haz esto" o "Haz aquello" sólo sirve para alejar al compañero.
Cuando esté de acuerdo con una mujer, o cuando responda favorablemente a alguna petición sexual, en lugar de decir "Bueno" o "SÍ", diga "Hmm", lo que resulta mucho más sensual y crea un ambiente más receptivo en la intimidad.
Los hombres deben ser más espontáneos al hacer cumplidos, y aderezarlos con adjetivos que describan cómo ven a su compañera, cómo la sienten e incluso cómo les llega su olor, especialmente cuando hacen el amor. Use más adjetivos y superlativos y diga frases como "Se te ve tan encantadora", "Estás tan increíblemente hermosa", "Me siento tan bien contigo" o "Tienes un aroma tan maravilloso"
Emplee más emoción mediante las siguientes frases: "En realidad creo que...", "En realidad, deseo que...", "Mi esperanza es que...", "Mis sentimientos son...". De este modo, la mujer se sentirá más ligada a usted; en
 resumen, usted estará hablando su mismo lenguaje. Estas frases contribuirán al acercamiento.
No dé respuestas mínimas como "Sí" o "No"; exprésese con una variedad de tonos, y diga frases como "Sí, me encantaría" o "No, realmente no me gustaría". Libérese y exprésese, no sólo en la relación íntima sino en cualquier circunstancia.
Use más adjetivos de adoración cuando mantenga una conversación íntima. Los estudios muestran que las mujeres han sido condicionadas para que les digan lo bellas que están y que las aman y las adoran.
Emplee más términos cariñosos, como "cariño", "amor mío" o "muñequita"; estas expresiones le ayudarán a estrechar los lazos con su pareja.
No emplee "conversación sucia" ni diga palabras groseras a menos que sepa con anterioridad que ambos se sentirán cómodos. Los estudios muestran que especialmente las mujeres no quieren escuchar groserías en la cama. Para estar seguro debe denominar a las partes del cuerpo con palabras que agraden a ambos, y que no puedan resultar ofensivas. Una comunicación abierta es la respuesta para descubrir las cosas que excitan y las que desagradan.
No sea avaro con los elogios, especialmente cuando está haciendo el amor, nunca deje de ser sincero, y no elogie a una mujer sólo por sus atributos físicos sino también por su inteligencia, su carácter, su calor humano y su simpatía, use todos los sentidos para describir sus sentimientos hacia ella.
Nunca emplee el sarcasmo para mostrar afecto, y no se burle de problemas personales o temas delicados.
No tema llorar cuando se sienta herido, frustrado o enfadado. Muchas mujeres podrán sentirse más cerca de usted si se abre afectivamente y llora en su presencia especialmente durante los momentos íntimos y de alto contenido emocional.
No tenga miedo de exponer un problema personal ni de afrontarlo. No niegue la existencia de los problemas: abórdelos de forma directa, honesta y franca, y por supuesto, diplomáticamente. Si una mujer le pregunta qué le pasa, no le diga "Nada" cuéntele sus preocupaciones.
No tema hablar de "sexo seguro", de enfermedades transmitidas sexualmente ni del sida.
No tenga miedo de pedir perdón. Discúlpese, y si ha cometido un error esté dispuesto a admitirlo. Emplee una mayor carga emocional y distintas inflexiones de voz para transmitir su sinceridad cuando pida disculpas.
Cuando converse con una mujer, emplee tonos de voz más suaves y sensuales, especialmente si habla de aspectos íntimos de la relación.
No tenga miedo de hacer preguntas íntimas. La clave es usar términos cariñosos al preguntar algo en la cama. No ladre: "Ponte encima de mí"; pregunte de modo cortés y con términos cariñosos, diciendo, por ejemplo: "Cariño, ¿por qué no te pones arriba para hacer el amor?"
Cuando en la cama hable a una mujer, hágale saber que es deseable, que es sensual, femenina, deseada y obtendrá una mejor respuesta.
No tema expresar sus emociones, especialmente al hacer el amor, déjese llevar, sienta y exprésese usando tonos auténticos.
Sea más detallista en su comunicación íntima: las mujeres aprecian mucho los detalles. No se limite a contar los hechos.
No interrumpa a una mujer, ni intente anticiparse a lo que va a decir ni terminar por ella la frase. Esto es muy importante en especial inmediatamente antes, durante y después de la relación sexual.
Mientras discute o manifiesta su desacuerdo, no sea sarcástico ni haga bromas. Remítase al tema en cuestión, y no hable de otra cosa, porque hacerlo puede provocar más distanciamiento con su pareja.
Cuando tenga que hablar de temas delicados hágalo con sensibilidad, para no herir los sentimientos de su compañera.
Si algo lo está molestando y una mujer le pregunta "¿Qué te pasa?", no responda "Nada". Exprese sus sentimientos y exponga sus pensamientos.
Siéntase cómodo con los elogios y los cumplidos referidos a sus aspectos más íntimos.

¿Qué deben hacer las mujeres para mejorar su relación
íntima con los hombres?

No espere que el hombre sepa leer la mente, comunique su deseo de un modo amable aunque directo, con términos cariñosos.
No tema comenzar el contacto físico con su compañero ni tomar la iniciativa de la relación sexual; de las encuestas se desprende que esto gusta a la mayoría de los hombres.
Nunca divulgue un secreto que un hombre le haya con fiado; hacerlo es un modo seguro de terminar una relación.
No tema reírse al hacer el amor. Siéntase libre de coquetear y jugar, porque esto hace que los hombres se sientan más cómodos.
No tema comunicarle a su compañero lo que le gustaría que él hiciera en la cama. Bríndele retroalimentación, diciéndole frases como: "Me haces sentir tan bien" o "Muy bien", para hacerle saber que está sintiendo placer. De este modo, él podrá seguir complaciéndola.
No reproche cosas del pasado. Esto puede confundir y alejar a su compañero, porque los hombres no discuten de ese modo. Limítese a hablar del problema actual.
Permita el libre flujo de su conciencia especialmente en lo que respecta a comunicar sus fantasías a su pareja porque esto brindará mayor intimidad.
No se disculpe después de abordar un problema. Sea diplomática, por supuesto, pero no pida disculpas a menos que realmente haya cometido un error.
No intente competir con su compañero. Si él está
confiándole una intimidad o discutiendo una dificultad, no lo interrumpa para contarle sus propios problemas: escúchelo y demuéstrele su apoyo y comprensión.
Si no tiene ganas de hacer el amor, sea diplomática y asegúrele a su compañero que no tiene ningún problema personal con él. Nunca se niegue a las relaciones sexuales para expresar su enfado o insatisfacción; hable de los problemas de forma abierta y franca.
No presione a un hombre para que hable de sí mismo. Hágale saber, en cambio, que usted estará allí cuando él quiera abordar cualquier tema delicado. Generalmente la sensibilidad y la ternura provocan "apertura", porque hacen que su compañero se dé cuenta de que puede confiar en usted.
Si los hombres y las mujeres aprenden estas reglas y las incorporan a sus relaciones íntimas, tendrán relaciones más significativas, sensuales y tiernas.

La doctora Judith Rosner, de la Universidad de California, en Irvine, afirma que estas diferencias genéricas femeninas pueden ser los rasgos positivos del estilo de liderazgo del futuro. Las mujeres saben alentar a los demás, logran una interacción más armoniosa y consiguen que los empleados se comprometan, mostrándoles que pueden alcanzar sus objetivos personales si participan en los de la empresa.
Si tanto hombres como mujeres logran incorporar a su modo de comunicarse lo mejor del estilo de las personas del otro género, conseguirán relaciones laborales más eficaces y armónicas, no sólo en su lugar de trabajo sino en toda la comunidad de los negocios.

Al analizar la gran inquietud entre ambos, la comunicación, es el papel más importante en la relación, no estoy incitando a nadie a que haga nada, pero es mejor aprender de otros, para crecer conociéndonos más abiertamente, el mundo actual gira alrededor de la intolerancia y falta de comunicación, por la que parejas disfuncionales aumentan, ser sinceros es lo más recomendable si queremos “Ambos”
Una verdadera relación para conservar, y vivir en plenitud.

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...