20/1/12

¿Estamos creando Vagos?

Varios temas gratis de todo para todos día con día


¿Estamos creando Vagos?

En las mañanas, hay que llamarlos varias veces, para llevarlos a la escuela.
Se levantan irritados, pues se acuestan muy tarde hablando por teléfono, viendo tele, jugando "play" o conectados a internet.
No se ocupan de que su ropa esté limpia, no arreglan sus cosas de la escuela, y mucho menos ponen un dedo en nada que tenga que ver con “arreglar algo en el hogar”
Idolatran a sus amigos y viven poniéndoles 'defectos' a sus padres, a los cuales acusan a diario de que están chocheando y no entienden nada de modernidades.
No hay quien les hable de ideologías, de moral y de buenas costumbres, pues consideran que ya lo saben todo, y que son unos fregones.
Hay que darles su semana casi obligatoria, de la que se quejan a diario porque: eso no me alcanza y aparte...siguen pidiendo más dinero, el resto del mes.
Si son universitarios, siempre inventan paseos de fin de semana, que lo menos que uno sospecha es que regresarán con un embarazo, atascados de bebidas embriagantes o habiendo fumado un churro de marihuana, (los más sanos).
Definitivamente estamos rendidos y la tasa de retorno se aleja cada vez más, pues aún el dí­a en que consiguen un trabajo hay que seguir manteniéndoles, y dejándolos vivir en nuestra casa.
Me refiero a un segmento cada vez mayor de los chicos de niveles medios que bien pudieran estar entre los 16 y los 26 años y que para aquellos padres que tienen de dos a cuatro hijos, constituyen un verdadero dolor de cabeza.

¿Quien les suministro todo eso a nuestros hijos?

¡Nosotros mismos y sabiendo que no estaba bien!

Al final se marchan a la conquista de una pareja y vuelven al hogar divorciados o porque la cosa se les aprieta en su nueva vida.
Los que tienen hijos pequeños, pónganlos los domingos a lavar los carros y a limpiar sus zapatos, a ganarse las cosas. Y solo denles un pago simbólico, eso les ayudará a generar una relación en sus mentes entre trabajo y bienestar.
Las hijas mujeres deben desde temprano aprender a manejar el hogar para que entiendan la economí­a doméstica en tiempos que podrí­an ser más
difí­ciles, y porque ellas tienen una conciencia más amplia del orden y la prosperidad del hogar.
Estamos forzados a revisar los resultados, si fuimos muy permisivos o si sencillamente hemos trabajado tanto para darles todo eso que se "merecen", que el cuidado de nuestros hijos queda en manos de las domésticas y en un medio ambiente cada vez mas deformante y supuestamente en nuestro cargo de conciencia, de no tener mucho tiempo con ellos, subsanarlo con cosas materiales… ¡Error fatal!
Ojala que este mensaje llegue a los que tienen niños chiquitos, pues ya los abuelos pagaron la transición...
Nunca es tarde para cambiar, es mejor tarde, que nunca,
¡Nuestros hijos, algún día lo van a comprender y agradecer!


Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...