20/10/11

Steve Jobs, creador de Apple, muere a los 56 años

Varios temas gratis de todo para todos día con día


Su deceso se produjo un día después de presentarse el nuevo iPhone y a siete años de ser diagnosticado de cáncer de páncreas. Hoy es reconocido como el hombre que cambió la forma en que usamos la tecnología.  Por Axel Christiansen Z.
Fue la misma página de Apple.com, que hace un día promocionaba el último teléfono de la compañía, la que se encargó de confirmar la noticia. Con una fotografía en blanco y negro y un simple mensaje que lo decía todo: "Steve Jobs: 1955-2011"
Así se anunciaba a todo el mundo
Steve Jobs, creador de Apple, muere a los 56 años
La partida quizás demasiado pronto de una de las mentes más brillantes del mundo de la tecnología. Cofundador de Apple, gurú tecnológico y ejecutivo carismático, dio ayer por finalizada su larga batalla contra un cáncer al páncreas que lo acompañó desde 2004. Final que muchos esperaban, pero que nadie se atrevía a asumir, luego de que hace poco más de un mes dejara su cargo de CEO de Apple, la compañía que logró transformar en la segunda más valiosa del mundo. Pero más allá de su legado en forma de computadores, teléfonos y hasta películas de animación, la historia detrás de Jobs habla de cómo pudo transformar un destino amarrado a la miseria, a uno que lo convirtió en el hombre que cambió por completo el curso del desarrollo digital. A pesar de ser seguido por millones de personas, Jobs era de carácter reservado con su vida privada. Su trabajo público era contar de la mejor manera posible el relato de sus invenciones. Pero fue en el recordado discurso que realizó en el año 2005, frente a la U. de Stanford, cuando relató en su propia voz sus orígenes. Sus padres biológicos lo dieron en adopción, pues no habían terminado sus estudios universitarios. Encomendaron a Steve a Paul y Clara Jobs, una familia de origen armenio, que fue la que formó al joven desde sus inicios. A los 12 años vio su primera computadora y se dice que ese fue el día en el que decidió que esa sería su vida. Su familia se había trasladado a Mountain View, en California, que ya se estaba convirtiendo en una cuna de lo que sería la revolución tecnológica. Como muchos de su generación, Jobs acudió a la universidad, pero nunca la terminó. Sus clases obligatorias lo aburrían y decidió ir sólo a las que más le interesaban.

Sólo seis meses duró en Reed College en su carrera formal, pero acudió 18 meses como oyente a un curso de caligrafía. Aunque en ese entonces no le servía de nada, 10 años después se convirtió en el sello personal de sus productos. "El Mac fue el primer ordenador con múltiples tipografías y fuentes proporcionalmente espaciadas. Y como Windows no hizo más que copiar a Mac, es probable que ningún PC la tuviese".
Pero no fue hasta 1974 cuando el verdadero destino de Apple comenzó a formarse. Trabajando en Atari, la popular compañía de videojuegos, conoció a Steve Wozniak, su primer y más importante socio. Con él acudió al Homebrew Computer Club, un equipo de entusiastas que buscaba un fin: poder crear un computador hecho en casa.
Así es como comenzó todo.
El sueño empezó a formarse en 1976. Wozniak trabajaba en Hewlett Packard y le dijo a sus jefes que quería crear un nuevo computador. Se rieron de él y renunció. Acudió donde su amigo Jobs, quien no lo pensó dos veces: fundaron Apple Computer Company ese mismo año. En 1977 surgió la primera creación: el Apple I. Un rústico computador hecho de madera, pero con su interior totalmente diseñado por la dupla. Entre feria y feria lograron vender 200 computadores. Pero fue el Apple II el equipo que rompió todos los esquemas. Es considerado el primer computador de escritorio pensado para el público común: un aparato hecho para tener en una casa u oficina, en lugar de un laboratorio. En 10 años pasaron de dos a cuatro mil empleados y la fortuna de ambos se calculaba en 2 mil millones de dólares. Y fue en 1984 cuando se presentó el primer gran proyecto de Jobs, ese que definió su estilo para dirigir la tecnología en toda su carrera. El Macintosh fue el primer computador con un sistema operativo gráfico, diseñado para ser usado sin necesidad de códigos ni uso extraño. Incorporó un elemento único en su tiempo: un mouse y sentó la base de lo que pronto sería Windows.
Curiosamente, Apple también fue lo primero que se le fue de las manos: la empresa era tan grande que contrató a gente externa para dirigirla. Gente que, en su momento, decidió que había que despedir a Jobs para mejorar la compañía.
Steve estaba desolado e incluso pensó en alejarse de la tecnología. Con su fortuna compró Pixar, un incipiente estudio de animación y fundó NeXT, otra empresa de computadores. Empresa que quizás no recuerden por su nombre, pero que fue usada por Tim Berners Lee como primer servidor para testear la World Wide Web, la internet moderna.
En 1997, la tortilla se había dado vuelta: Apple estaba en crisis y NeXT sumaba elogios. Así es como Apple decide comprar NeXT y hace regresar a Jobs a sus orígenes. Y fue precisamente en esta segunda vuelta cuando Steve Jobs se ganó su rol de gurú. Y no es menor: el iPod, el Mac Book Air, el iPhone y el iPad fueron sólo parte de las invenciones que cambiaron el mundo y que están bajo su autoría, dentro de las 313 patentes tecnológicas, que incluyen hasta los empaques de sus productos. Su figura podía causar amor, odio, pero nunca indiferencia. Inventó un estilo de presentación -la Stevenote- que hasta ahora es estudiado en escuelas de marketing y dirección de empresas. Conferencias seguidas por millones de personas alrededor del mundo, que acudían de manera virtual a seguirlo. Presentaciones que por su masividad también fueron dejando a la vista cómo su estado de salud empeoraba. Después de 2004, en cada presentación se veía más flaco, con menos energía. En 2008 se filtró su primer obituario, que tomó medio en broma -riéndose de él en una presentación- y medio en serio, tomando un alta médica de seis meses al año siguiente.
La presentación del iPad 2 y del sistema iCloud fueron sus últimas apariciones al mando de la compañía. El 24 de agosto pasado presentó su renuncia al cargo de CEO de Apple, "para estar con su familia". La misma que lo acompañó antes de morir el día de ayer. Familia que, además, agradeció el apoyo de sus fans, quienes paradójicamente habían anunciado que el 14 de octubre, para el lanzamiento del iPhone 4S, harían el "Día Mundial de Steve Jobs", un evento para recordar el legado del genio detrás de Apple. Ahora será un recordatorio. Un giro tan rápido e inesperado como las vueltas que llevaron a Jobs a convertirse en la mente más importante de la computación en el siglo XXI.

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...