14/8/11

¿Por qué no dar la segunda oportunidad como pareja?

Varios temas gratis de todo para todos día con día

Es un hecho actual la existencia de tantos matrimonios que se unen, pero más triste saber que ganan la delantera los que terminan.

¿Por qué no dar la segunda oportunidad como pareja?

Llega a ser un tema inexplicable, lo que pasa ahora en las nuevas uniones que por lo regular en lo positivo duran 2 a 5 años y muy positivo 10, es común la existencia de parejas tan conocidas ahora como disfuncionales donde uno de los 2 se ocupa de un solo papel representativo; Padre o Madre, casa, hijos y trabajo.
Cuando antes era normal ver madres solteras, ahora también están ocupando gran lugar los padres solteros.
Los hijos que se crean en un mundo de soledad, principios propios o educación relativa, porque él o ella tienen que trabajar según sea el caso, y se queda atrás la idea de darse una segunda oportunidad como pareja que antes se quisieron o por alguna causa afín se unieron.
¿Qué motivos podríamos citar?

Se unen parejas opuestas y desconocidas que antes del matrimonio, eran el noviazgo perfecto y al casarse uno u otro cambia.

En alguno existe el egoísmo, el ¿Yo, porque tengo que hacer lo que a ella le corresponde?

El deseo por  intentar vivir una vida de soltero (a) siendo casados, con libertad para salir, divertirse con amigos (as) ir a bailes, fiestas, tomar etc.

El querer ser libre como aves que puedan volar a donde les plazca sin responsabilizarse de las obligaciones.

El hombre que ya no quiere mantener a la mujer, pero tampoco apoyar en las labores de la casa.

Las parejas que ya tuvieron en su pasado otra relación y si hay hijos, no dan el lugar correspondiente a su nueva pareja o tienen “hijitis”

Los (as) clásicas uniones donde aún existe “mamitis”

El común actual, darse un espacio, y el espacio se convierte en separación definitiva.

Casos podríamos citar muchos más pero, ni existe una “Biblia” para ser la mejor “Pareja” ni los mejores “Padres o Madres del mundo”
Sin embargo, cuándo como seres humanos convivimos con la pareja, pueden existir motivos que para cada quién son valiosos, para querer o no continuar en la relación.
El a veces aferrarse a continuar puede ser o fatal o contraproducente pues existen causas de peso para evitarlas, la infidelidad, alcoholismo, libertinaje, egoísmo, incompatibilidad, golpes etc.
Pero dentro de las no nombradas, están las por causas que parecieran exageradas:
Fumaba mucho, le olían los pies, tomaba a veces, no quería hacer el amor todas las veces que yo decía, era enojón, roncaba muy fuerte, muy dominante, prefería a sus hijos de su otra pareja que a mí.

Toda causa de las mencionadas son válidas, pero considero también tratables médicamente.
La ayuda o apoyo profesional, debemos tomarlo en cuenta, porque todos, necesitamos alguna vez de un tipo de apoyo que sin darse cuenta, podríamos remediar otros problemas inconscientes de nuestras acciones o maneras de proceder.
La unión de pareja, no es algo fácil, nos casamos o unimos a una persona totalmente desconocida y que ni en 50 años llegaremos a conocer totalmente y es normal, porque como seres existentes hombres y mujeres experimentamos cambios aproximados cada 10 años, hormonales o cerebrales.
Pero pongamos el ejemplo de una “Infidelidad”
¿Por qué no dar la segunda oportunidad como pareja?

En algunos casos aislados, si se da la segunda oportunidad con resultados positivos, pero lo conocido es ¡Quién hace una, hace un ciento!
Y en el caso de ser la mujer la causante, se juzga fuertemente y no es disculpada en un 95% pero también un error es perdonar y volver a hacer.
El ofrecer la segunda oportunidad, debería ser una entrega honesta y total de acuerdos mutuos de respeto y amor, si se logra adelante, si no, el caso es perdido.

¡La solución perfecta que no queremos aceptar!
 Es
¡Honestidad!
¿Para qué hacer todo un embrollo por casarse?
Si en realidad queremos solo un pasatiempo,
¿Por qué no plantearlo como tal?
De todos aprendemos…
Alguna vez, mi hija pequeña me hizo pensar durante años:
¿Por qué los humanos no somos honestos?
Si alguien viene a visitarnos y no queremos verlo en ese momento por x…
¿Por qué no podemos decírselo tan frescamente?
Hola, sabes, hoy no tengo ganas de verte, porque no mejor vienes otro día.

¡Respuesta infalible!
¡Prejuicios!
No estamos educados a ser honestos
Si lo hiciéramos nos podrían dejar de hablar para siempre, o simplemente nos tirarían de locos.
¿Dónde esta realmente lo malo en hablar con la verdad?
En la verdad misma…
Sería fantástico volver a actuar como cuando niños,
Opinando como queríamos, aceptando o no lo que nos gustaba o disgustaba.
Vivimos una repetición de respuestas copiadas de otros.
Tan fácil que sería decirle a la mujer o al hombre…
¿Qué tal si convivimos un rato, para probarnos?
El problema y reconozco, viene cuando como lógica, mezclamos sentimientos, pero eso también tiene solución: Considero que si podré estar o no contigo por…
¡Honestidad!
Nos hemos enfrascado en un mundo de hábitos y costumbres de lo que erróneamente puede ser bueno o malo, cuando podría ser mejor experimentar
¡Sin dañar!
Pero también para ello se necesitaría de mucha madurez, no vas a opinar o actuar igual a los 30 que a los 40.
Pero ¿No sería mejor optar por un mundo de honestidad?
Esconder o reprimir deseos ¿Para qué?
Respetuosamente tomar un rechazo o aceptación.
¿Por qué complicarnos, si somos el todo de lo creado?
El humano creo el dinero
El horario
Las normas
Leyes
Y aún
¿No podemos ponernos de acuerdo con nuestra pareja?

Ustedes ¿Qué anotarían para un mundo diferente?

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...