4/12/11

¿Por qué respetar, si no me respetan?

Varios temas gratis de todo para todos día con día


Un tema por demás importante, en el que, como adultos deberíamos detenernos varios momentos para reflexionar con consciencia, es el
“Respeto a los adolescentes”
¿Por qué respetar, si no me respetan?
Causa común de quejas de ¡Todos los adolescentes!
¡Qué difícil es ser padre o madre, pero también ser hijo!
Los “Padres” desafortunadamente no contaremos jamás, con el manual idóneo para bien o mal educar a nuestros hijos, alguna vez fuimos pero olvidamos… Cuándo se trata de los nuestros.
No recordamos aquellos deseos desesperados de nuestra juventud pasada, por obtener el permiso para salir a una fiesta, divertirnos como jóvenes, pasear o simplemente asistir al cine o un café.
Y encima, desconocemos totalmente (lástima)  que no por ser nuestros hijos, no tienen derecho a ser ¡Respetados!

Pero ¿Qué en realidad sucede con los padres?
                       
Los amigos, guías, consejeros, únicos que aguantaremos, estaremos cuándo enfermes, cuándo llores o necesites… ¡Somos los padres!
Con todo y errores (desafortunadamente nadie nos enseño a educarte y hacemos lo que creemos pero no sabemos a ciencia cierta si estará bien, muy bien, mal o pésimamente mal, no existe  ciencia perfecta que nos indique

¿Cómo ser el mejor padre de tus hijos?

Cometemos errores ¡Claro, y tú podrás cometer no los mismos tal vez, sí otros y te juzgarán o amarán igual!

¿Te olvidarán?
Ni la palabra más amplia nos haría entender

¿Por qué nos dejan, olvidan nuestros hijos?
La única ciencia existente y real de todo, todo, cuánto hicimos en esta estancia de vida es:

¡La verdadera consciencia!

Y entiendas o no, tarde o temprano, a

¡Todos nos llega!
Entonces es como aquella sabiduría, que muestra lo que antes hicimos para bien o para mal, pero,

¿Qué es bien, que mal?     
Lo que consideramos no agradable para nuestro creador y sin embargo lo llegamos a entender y no es que sea tarde, es el momento en que debíamos entenderlo como tal, aunque creamos es tarde, tarde sería, nunca entenderlo o cambiarlo.

Más de muchos millones de padres o madres, hijos, amigos, novios, matrimonios, quisiéramos regresar el tiempo evitando errores que, sin pensar, sin consciencia en un ayer cometimos.

Tampoco entendemos como padres, que para poder respetar a nuestros hijos necesitamos puntos clave que, desde nuestra niñez marcará una mejor o menor excelente creación de nuestros hijos, puntos que aunque parecieran sencillos, son clave y consecuencia de nuestras futuras vivencias y creaciones (hijos)

Los puntos clave serían:

1.- Haber sido creados con amor y seguridad de nuestros padres
2.- Confianza y apoyo en todo lo que pensamos, hablamos, actuamos por tonto que a ellos parezca
3.- Enaltecernos si logramos un triunfo, orientarnos cuándo cometemos un error o fracaso
4.- Dejarnos ser cuándo nuestro interés sea por lograr una nueva creación aunque ellos lo desconozcan
5.- Darnos el derecho a opinar, a saber que también nuestras ideas pueden tener un valor
6.- Enseñarnos a amar a nuestros hermanos, permanecer unidos siempre, ante cualquier circunstancia buena o mala
7.- Darnos un por qué de amar a nuestros semejantes, respetarlos o enseñarnos a defendernos cuándo nos hieran

Y llenaríamos un libro de recomendaciones, cualidades y valores que,

¿Quién podría llevar a la perfección?

¡Sí olvidamos los 10 mandamientos de dios, y en todos caemos a través de los años…

¿No olvidaríamos esto, cayendo y errando?

Más bien, antes de poder respetar a los que tanto amamos

¡Nuestros hijos!

Necesitaríamos un absoluto recordatorio de lo que fuimos, hicimos, cuándo nos tocó ser hijos…

Puedo solo opinar que, debemos ¡Todos los padres!
Recordar que, también fuimos jóvenes, tuvimos o no infancia, juventud, adolescencia y también triunfamos o nos equivocamos en aquél ayer.

Reconozco que como jóvenes (Tarde o no) merecen respeto, voz y voto pero

¿Nuestros padres nos lo enseñaron antes?

¿Ellos, se respetaban?

Como podemos ver…
¡No es una magia que se tiene de un día para otro, es toda una buena o mala composición de hábitos, valores, educación, cultura, amor y tantos apapachos más,
Que un simple cambio mágico instantáneo.

Por aprender primero

¡Respetarnos a nosotros mismos, para después respetar a los demás! Como padres.

¿Qué quieren los padres para sus hijos?

¡No queremos que nuestros hijos sufran, vivan, pasen o fracasen lo que nosotros tal vez hicimos!
Pero aprenderlo como hijos es el entendimiento tardío, cuándo nos toca ser padres.



Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...