26/9/11

¿Por qué, apegarnos tanto a lo material?

Varios temas gratis de todo para todos día con día


Uno de los caminos tal vez más difíciles del ser humano en este espacio en que solamente estamos de paso, es el apego exagerado a lo material a la posesión de bienes es un
¿Por qué apegarnos tanto a lo material?
¿Será que esta es una prueba más de la adquisición de sabiduría?
Años de nuestra vida empleamos, según el deseo individual, para la obtención de:
Una serie de bienes materiales
Coches, ropa, muebles, casa, paseos, hospedajes y más…

¿Pero que sentimos cuándo los obtenemos?
¿Placer, poder, dominio, comodidad, exaltación o emoción y tantos sentimientos más?

¿Qué sentimos cuándo los perdemos?
¿Tristeza infinita, disminución, incapacidad, nostalgia y más?

Entonces.- ¿Somos individuos materiales?
¿Por qué apegarnos tanto a lo material?
La materia propiamente dicha;
“No se crea ni se destruye, sólo se transforma”
¿Es entonces, la materia, causa de alegrías?
¿Por qué?
Que difícil aceptar que, no tenerla, nos puede llegar a dañar, estamos en una civilización donde el boom de la publicidad esta centrada en 3 temas principales:
Materia
Mujeres, Hombres
Vicios
Cuándo, sin darnos cuenta y a manera de mensajes subliminales, la mayoría de la veces ni captamos de instante, nos están indicando hacia dónde vamos, que tenemos que tener para valer, resaltar oler, regalar u obtener y una serie de pertenencias y necesidades que sí antes desconocíamos, ahora deben ser hábitos y costumbres para
“Ser alguien?
¿En dónde?
¿Ante quién?
¿Por qué, para qué, para quién?

¿Somos nosotros mismos o lo que quieren que seamos y hagamos de nosotros mismos?

¿No te parece, a ti que lees, algo muy triste o fuera de contexto humano?
Muchos se contestarán aún que no, que el loco es el que escribe, pero otros recapacitarán…

Es por ello que, actualmente el amor interpretado con un regalo de flores es
¿Cursi?
Las serenatas y románticos empedernidos
¿Ñoños?

¿Dónde estamos parados realmente en este mundo, en materia de invalores humanos y sentimientos?

Es nuestro mundo actual, de antaño y por venir…
¡Nada es nuevo!
Sólo la repetición del mismo humano con “Mayores conocimientos para adquirir”
Y volver nuevamente a su mundo de deseo y materia.

No es fácil desprenderse de toda la materia, quién lo diga, que mejor calle, es lo más deprimente que nos puede suceder.
Perder el amor lo es,
Perder un amigo lo es,
Perder un hijo,
Una Madre
O un esposo una esposa, pero, si perdemos la materia
¿Lo hemos perdido todo?
Por qué antes de tener, te llaman
“Tan sólo por tu nombre”
Por qué, ahora que tienes mucho, te llaman
“Doña o Don”
Quitemos la falsa creencia de valor ganado por los años, hablamos de un joven emprendedor y dueño.
Una dama, una joven…
¡Quién lo sea por tener!
¿Se han centrado como primordiales los valores llamados materia?

Quiero llorar…
Antes, todo cuánto tuve, lo des tuve, por x,
y volví a tener,
ahora, poco a poco por mi edad, mi salud
voy perdiendo todo,
aún me queda el hermoso vehículo aquél,
más sin embargo,
ya mis cuentas son deudas,
que salvarlas…
Como antes podré,
más tantas,
que aquélla gran pieza de ingeniería
que usaba como vehículo,
también perderé, pero…
se llaman realmente; sólo fierros,
pintados o hermosos
¡Son fierros!
Más que difícil perder
mi penúltima materia de valor,
casi no me queda nada y sí…
Mejor no pienso.
Pero sí mi último bien material valioso
también se fuese…
Voy tristemente y equívocamente
abriendo el camino
a la sabiduría de la vida misma:
No fue la materia o la falta de ella quién me dolía,
son los míos a quién amaba y perdí,
no quedarme sin nada,
si no,
saberme único,
en un mundo de gente silenciosa
que corre o camina a mi lado
con tal indiferencia…
No fue la falta de materia quién me perdió,
fue la falta de amor, que escaseo o no había,
 y por el que hubiese cambiado toda ella
por un trozo de amor.
Soy la aplicación sabia de
dolores , recuerdos sinsabores,
que ahora llenan mi vida plena,
no materia, hermosos ojos,
que aprecian todos los dones.

Aquellos que antes, aunque veía no los vi,
que me seguían y dejé,
me revoloteaban y perdí…
Pero ahora la sabiduría esta siendo mía,
porque ahora la experiencia colma de pasiencia,
lo que antes fui perdiendo,
y ahora en naturaleza, animales y mares
voy ganando, nuevamente mí todo,
que antes me tocaba,
susurraba con su brisa y no sentí,
ahora tengo al mundo,
sí antes hubiese valorado,
todo hubiese amado,
a los finales al menos disfruto,
lo que antes y pequeño,
nunca valoré ni sentí o vi.

He dejado la materia
cambiada por los dones,
tengo ahora el  todo,
mundo que antes
¡No intente vivir!

Tengo la felicidad misma,
no es materia,
esencia de deseo y amor
alegría y sonrisas
que ahora reparto
sin ningún sentimiento
de carestía o dolor,
tengo todo el mundo
él, que antes no viví.
José


Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...