26/9/11

Nuevo Movimiento Kilohappy

Varios temas gratis de todo para todos día con día


¿Sí deseáremos ser felices?

La manera actual en que vivimos de infelicidad y soledad en varios países ha orillado a que al fin por ejemplo en México y otros lugares, se inicien labores de verdadera ayuda y cambio positivo para cada uno de nosotros, entonces, sería bueno preguntarse, Ahora…
¿Sí deseáremos ser felices?
Seguiríamos hundidos en la depresión, tristeza y soledad en la que vivimos muchos seres humanos, unos frente a otros, ignorando todo cuánto pasa a nuestro rededor, por pensar
“Primero en mí, después en mí y al final en mí”
 Frase muy utilizada de los últimos tiempos o
“De que mi familia coma, a que coma la de él, mejor que la mía coma”
Una serie de frases que se han vuelto las preferidas de varios, es triste pensar que sonreír a alguien es buscarse problemas, lo mismo que decir buenos días o querer ser amable.
Estamos rodeados de tanta presión en el trabajo con frases tan inadecuadas actuales como:
Se solicitan personas acostumbradas a trabajar bajo presión,
Se solicitan personas que le gusten los retos, con entrada a las 7 u 8.00 am y salida ¿?
Eres personal de “Confianza”
(Donde las horas extras o La Ley de protección a los trabajadores son inexistentes)
Podríamos mencionar frases de sobra donde el amor por el trabajo donde quedaría
¿Realmente trabajamos por amor y entrega?
¿O trabajamos por presión, y necesidad disfrazada de esclavitud?
Lo sé, estoy excomulgado de los
 “Cánones del empleado eficiente”
Sin embargo y, como en otro tema comenté,
Calidad, Vanguardia, Primer Nivel etc.
Nos han traído realmente crecimiento
¿Personal, familiar? O
¿Economía, distanciamiento familiar y enfermedades?
Los modelos económicos de los sistemas en general
¿Se han convertido únicamente, en y para el beneficio de otros, o de nosotros mismos?
¿Qué nos deja el poder económico?
¿Felicidad o infelicidad y amistades o uniones disfrazadas de lealtad y amor?

¿Cuántas veces habremos escuchado y repasado la frase: éramos más felices cuándo éramos pobres que, ahora que tenemos todo?
¿Qué es todo?
¿Desvelo por trabajo, dinero, materia o poder?
¿Eso, da la felicidad o provoca el estrés?
Es realmente invaluable lo que en los ayeres dejamos:
Aquellos momentos donde:
No teníamos grandes riquezas, pero la riqueza misma la obteníamos al admirar un campo de flores.
No teníamos comodidades pero admirábamos un mar azul, relajante en su ir y venir de las olas en un amanecer o atardecer.
No comíamos grandes manjares, pero saboreábamos el pan más sencillo de la preparación humilde y los hornos recién calientes.
No poseían nuestros hijos grandes lujos,
Pero disfrutábamos de los momentos de descanso en familia, como el regalo más maravilloso del placer.
¿Qué es entonces para ti, la felicidad?
No es un tema fácil de asimilar, no es como la palabra amor que a los cuatro vientos se expresa sin desear o sentir, tan fácilmente y hasta herir.
No es la riqueza, ni lealtad disfrazada, por tu riqueza material, vana en valor espiritual.
¿De qué sirve tu belleza, si la presumes a cualquier
momento de soberbia altiva insensible?
Cuántas cosas tan simples y hermosas hemos dejado en el ayer…
Aquél que con simplezas, nos daban más alegrías que derroches de grandezas,
Cuántos dolores y sinsabores han dejado los mezquinos amores, que tan solo entregan egoísmo y dolor destructivo de familias y amistades inmensas.
No, no te confundas en tus valores disfrazados de pasiones, vanas e insanas de tantos errores.
La humanidad entera, necesita de un verdadero cambio:
Ya no más desamor
Ya no más dolor
Ya no más desilusiones e hipócritas amores
Ya no más robo e infamia de todos contra todos sin más que el beneficio propio del dolor
Ya no más egoísmo que siembre en el camino, dolor tan mezquino
Ya no más guerras donde lloran inocentes culpas de poderosos que mandan oprimidos por dinero, que no repare daños físicos y psicológicos de niños o adolescentes, adultos o viejos, irreparables sin valor.
Qué hermoso sería todo, si volviésemos a amar, perdonar, entregar, más
¿Cuántos dispuestos realmente amores sanos, como niños nuevamente serían?
Recordemos ¿Cómo éramos entonces?
Jugábamos sin distinción, sin miras de razas o color, pobreza o riqueza, todos por igual.
Pero
¿Podríamos, realmente volver a intentarlo Sí, Deseáramos ser felices?
Este, es un escrito personal, con todo el deseo a contribuir en el cambio por mí y por ¡Todos!
José

Los deseos de cambio, están tanto en mi invitación, como en él:

Nuevo Movimiento Kilohappy

Con verdaderos deseos por contribuir
Logrando

¡La Felicidad de todos!

A partir del 8 de Octubre:

Entra aquí



Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...